TRANSFORMA MI MENTE, SEÑOR

#cartadeoscar

 

En esta semana, deseo invitaros a que esta sea una de las frases que le digamos al Jesús en nuestra oración personal: Señor, transforma mi mente.

Cuando hablo con muchos de vosotros os digo que nuestro cerebro es plástico. Quiero decir con ello que la repetición de actos concretos hace que nuestra cabeza (y nosotros mismos) pensemos o actuemos de una manera u otra.

Si cada mañana nos duchamos, necesitaremos una buena ducha al despertar para poder despejarnos. Mientras que si nos duchamos cada noche, no podremos dormirnos si no nos damos una relajante ducha.

Nuestro pensamiento se adapta a nuestros actos, y es bueno que así lo sea. Si son nuestros actos los que se adecúan a lo que pensamos, seremos “veletas” a merced de cualquier ventolera emocional.

Pedirle al Señor que transforme nuestra mente es pedirle que sea Él el que dirija nuestros pensamientos y acciones. Pedirle que transforme nuestra mente es dar la importancia justa a lo que pensamos y a lo que hacemos.

Transforma mi mente, Señor, para descubrir que soy tuyo y que pones en mis hermanos, en la Iglesia, la ayuda necesaria para ajustar mi vida a lo que tú has pensado para mí.

Buena semana. Óscar Benavent.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *