TOCAR A JESUS

#cartadeoscar

Son muchos los testimonios que, a través de los evangelios, nos afirman que a Jesús le gustaba ser tocado y tocar.
Abrazaba, se dejaba abrazar, tocaba a ciegos, a leprosos, a muertos… y tocarle o ser tocado por él era motivo de sanación.

Dios quiere que le toquemos, Dios nos quiere tocar. Dios nos quiere sanar. Dejémosle.
Ofrezcámonos a Dios para ser esa caricia sanante del Creador hacia su criatura.
El que puede crear de la nada puede re-crear, volver a crear, lo que el pecado ha destruido.

Hagamos con los demás lo que queremos que Dios haga con nosotros.

Feliz semana.
Óscar Benavent.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *