TIEMPO DE GANAR LIBERTAD

#cartadeoscar

Las prácticas de la Cuaresma no son “maneras de pasarlo mal” ofrecidas por el Señor, sino “signos del deseo de ganar libertad”. Es por ello que, cada una de las prácticas cuaresmales, especialmente, el ayuno, la oración y la limosna nos conceden, en nuestra vida diaria, poner al Señor en primer lugar.

Por ello, la Cuaresma que nos prepara para renovar nuestro bautismo en la Pascua, es el itinerario que nos conduce del hombre viejo, el que se busca a sí mismo, al hombre nuevo, el que se abre a los demás. Este paso de la esclavitud del YO a la libertad del TÚ, lo podemos pedir libremente al Señor durante este tiempo de combate. No es la Cuaresma un tiempo de aguantarse, sino un tiempo de ser los cristianos que queremos ser. No es un tiempo para sufrir, sino un tiempo para vivir en donación.

Poder abrirnos a la obra de conversión que el Señor nos ofrece en este tiempo, es abrirnos a la libertad y alegría que nuestro ser cristiano lleva en su esencia. Abramos nuestros corazones a la Iglesia y pidamos a nuestro Padre que se nos otorgue vivir como hijos de Dios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *