LA SANTIDAD QUE DIOS DA

 

#cartadeoscar

En unos días celebraremos la solemnidad de Todos los Santos.

La Iglesia nos invita a vivir la santidad en nuestra vida.
Por el bautismo estamos llamados a ella y es el mismo Señor quien nos la da.

Esta santidad que Dios nos regala necesita ser acogida por nosotros.
Además, es necesario dejar que actúe. No se trata de hacer “cosas buenas” que nos hagan santos, sino más bien, en acoger y permitir.

Nuestra parte no es hacer sino dejar que Él haga.

Hasta la santidad que Dios quiere darnos requiere de nuestro acto libre de acogida y de no poner obstáculos.
Por tanto, la santidad es un don de Dios que en nuestra libertad acogemos y permitimos que actúe.
La santidad es el estado más perfecto al que podemos llegar:
es por ello que “Dios quiere que seamos santos como Él es santo”.

Feliz semana.

Óscar Benavent.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *