EL DIOS DE LA LIBERTAD

#cartadeoscar

El apóstol San Pedro, en el versículo 18 del capítulo primero de su primera carta, nos anuncia la gran noticia de nuestra liberación. Cristo Jesús nos arranca de la esclavitud y nos libera para que nuestra fe y nuestra esperanza no estén puestas en quien no salva, sino en Él.

Ser esclavo es poner nuestra seguridad, nuestra vida, nuestra alegría en quien no nos la puede dar. Vivir así es frustrante, nos hunde, nos hace vivir sin vivir.

Cristo, que arde en deseos de que vivamos, quiere que pongamos nuestra vida en Él y seamos, así, realmente libres. Dejemos que nuestro corazón desee y clame la libertad si no se tiene o pida la gracia de defenderla si ya la está disfrutando.

Seamos hijos de Dios. Vivamos la libertad que ya es nuestra y que lo que necesitamos es que, libremente, la acojamos.

Feliz Pascua.

Óscar Benavent.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *