CREADOS PARA LA GLORIA

En este tiempo de Pascua estamos contemplando cada día a Cristo Resucitado. Él es la imagen del hombre que ha de ser glorificado. Sí, hermanos: hemos sido creados para la gloria. Estamos bien hechos. Por esa razón nuestro corazón y nuestro ser entero buscan la gloria, la alegría, la plenitud. Por eso no nos cansamos de luchar por lograr lo que anhelamos.

Hemos acompañado a Jesús en su pasión y su cruz. También, cada día, le acompañamos con nuestras luchas y nuestro combate. Un día, también le acompañaremos en la gloria: el cielo nos espera, la vida eterna se nos ha regalado en Cristo. Nuestra verdadera patria es el cielo. A él somos llamados. Jesús nos dice que va delante de nosotros a prepararnos un sitio.

Esta es la fe que cada domingo profesamos: “Creo en la resurrección de la carne y en la vida eterna” (Credo). No cejemos en nuestro empeño. No andemos hacia atrás. No aflojemos la marcha. Somos hombres y mujeres creados para la gloria: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti” (San Agustín).

¡Feliz semana de Pascua! Óscar Benavent.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *