Convertir nuestra vida al Señor

 

 

Empezamos el tiempo de la Cuaresma y la Iglesia nos invita a la conversión. Este tiempo de gracia que se nos ofrece nos permite dar un giro en nuestra vida de fe y ponernos de cara al Señor y de cara al prójimo.  

Durante 40 días vamos a caminar hacia la Pascua y mediante el ayuno, la limosna y la oración se nos ofrece la posibilidad de convertir, es decir, cambiar de versión, nuestra vida.  

Dispongámonos a ponernos en camino y dejemos que en este tiempo, el Señor nos trabaje y saque lo mejor de nosotros mismos.  

Que el salir de nosotros mismos y el ponernos de cara la hermano nos ayude a vivir la Pascua.  

Buena Cuaresma.

Óscar Benavent.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *